Turó de l'Home 2013 Adventure - Rutas del BBT

Ni tracks de Wikiloc "100% inciclables", ni lluvia, ni espesa niebla que no permite ver más allá de 2 metros... Ya dicen que a la 3ª va la vencida y, en esta ocasión, la nueva visita que hemos realizado al Turó de l'Home desde Arbúcies ha salido redonda. ¡No te pierdas como fue una nueva ruta del BBT!

Barcelona ciudad, 7:15 de la mañana, Abel ha aparcado el coche delante del domicilio de Vincent y ambos se encuentran cargando el vehículo con las cosas de este último cuando Héctor pasa de largo tocando el claxon al verles; va camino de la casa de Gonzalo para recogerle, quién vive a escasos 500 metros de ahí. El BCN Biker Team ya está en marcha para una nueva aventura, por delante, poco más de una hora hasta Arbúcies.

Son las 8:30, Abel para el motor del coche en el parking del Polideportivo de Arbúcies y, 10 minutos después, hace lo mismo Héctor; ya han llegado al punto de encuentro e inicio de ruta. Ahí llevan ya algunos minutos toda la delegación de los Mataró Domingueros Biker Team que esta vez se ha desplazado para la ocasión: Xiscu, Jordi, Albert y Manolo, junto con Josep, un colega de este último. Una chica con su bici se nos acerca... "¿sois el BCN Biker Team?, se trata de Silvia, una amiga de Carlos que vive allí mismo en Arbúcies y que se ha apuntado a la fiesta biker. 

A los pocos minutos llega Carlos, completando el grupo de 11 bikers que finalmente han asistido a la ruta. Preparativos finales, ajustes de última hora, tracks cargados en el GPS de nuestro guía Héctor quién para la ocasión ha preparado por separado la subida y la bajada, y arrancamos la marcha viendo como en un parking de un nivel inferior otro grupo de bikers se prepara para una ruta.

Por delante unos 16 primeros km. de pendiente moderada que progresivamente nos harán ascender 900 metros hasta "El Convent", nuestro primer objetivo, en los que todo el mundo espera no pasar demasiado calor. El sol luce espléndido y todas las previsiones dan altas temperaturas para el día. Sin embargo desde el principio comprobamos plácidamente como la gran mayoría de la pista forestal que debemos coger está densamente tapada por la alta vegetación de la zona y a ratos soplan brisas de aire, lo que nos hace cruzar a todos los dedos deseando que eso sea así durante la mayor parte de la ruta.

El grupo marcha con Silvia a la cabeza, quién quiso adelantarse y salir unos minutos antes que el resto para así empezar suavemente a rodar, el resto de bikers van estirando el grupo a un ritmo muy tranquilo, con Siscu y Vincent cerrando filas. A los pocos minutos de arrancar, estos se encuentran a Héctor haciendo unos ajustes en el sillín de Abel para ver si así este mejora algo la postura y comodidad sobre la bicicleta ya que no acaba de sentirse del todo bien a pesar de llevar un sillín con apertura antiprostática.

Siscu aprovecha para pararse también, lleva desde que salió del parking notando un inusual frescor en la espalda y se teme lo peor cuando Vincent le confirma que tal como se le ve de mojado el maillot, es imposible que sea debido únicamente a algo de condensación de la bolsa de hidratación. Las sospechas se confirman, el tapón mal cerrado de la bolsa de agua ha hecho que la mitad de su contenido salga e inunde la parte inferior de la mochila. Tras cerrar correctamente el tapón poco más se puede hacer salvo escurrir todo y darle la vuelta a la mochila para que caiga el líquido que aún hay dentro.

Los 4 retoman la marcha para dar alcance al resto del grupo, quiénes están esperando algo más arriba en la primera fuente del camino, donde Siscu termina de limpiar un poco el desastre ocurrido y aprovecha para recargar parte del líquido perdido.

Se reanuda la marcha y se va confirmando que las sombras y la brisa van a hacer mucho más llevadero el ascenso de lo que nos esperábamos. Las curvas se suceden una detrás de otra mientras el grupo disfruta del verde paisaje.

El grupo se va estirando de nuevo y Vincent y Gonzalo cierran esta vez filas mientras van comentando temas varios, de golpe un ruidito en la bici de Gonzalo hace que se pongan a hablar sobré qué puede o no puede ser... 10 pedaladas más adelante un eslabón de la cadena pasa a mejor vida. "¡Cadena rota!" berrea Vincent a todo pulmón para que los de más adelante lo sepan, el mensaje se oye de lejos como se va transmitiendo por todo el grupo y Josep, Manolo y Abel deshacen algo de camino hasta el lugar del percance, donde Gonzalo ya tiene la bici "patas arriba" y Vincent el tronchacadenas en la mano. Tras eliminar el eslabón roto y coger otro de un trozo de cadena que Gonzalo lleva para emergencias, la cadena ya está lista para ser montada. En vista de que el tema ya está prácticamente solucionado, Vincent continua la marcha para informar al resto, a quienes encuentra parados a menos de medio km.

Esperan allí unos minutos pero el tiempo sin que aparezcan hace intuir que algo nuevo ha sucedido. Vincent y Silvia deciden continuar la marcha tranquilamente ya que saben que enseguida serán neutralizados por el grupo en cuanto este reanude la marcha así que van adelantando metros mientras Silvia comenta el mal recuerdo que tiene de una de sus primeras salidas sola por la zona, la cual acabó en caída y algo más de sangre de lo que le habría gustado.

Parte del grupo ya les ha dado caza, el retraso tras la rotura de la cadena se había debido a que al montarla de nuevo, Gonzalo no la pasó bien por las rulinas, por lo que hubo que desmontar de nuevo uno de los pines y reaprovecharlo una vez montada correctamente. Josep, que está en plena forma a pesar de haberse metido una ruta kilométrica entre pecho y espalda justo el día anterior, pasa como una flecha y atrás quedan Gonzalo y Héctor. Realizar esa subida es un regalo para los ojos y la mayoría aprovechan para ir haciendo fotos ya sea con el móvil o con cámara.


Continuamos la subida a ritmo suave, como es habitual en las salidas del BBT, y las ganas de llegar a "El Convent" van creciendo ya que es allí donde hay previsto parar a "desayunar". Cierran ahora el grupo Silvia, Gonzalo, Abel, Carlos y Vincent, quién les indica al resto que ya quedan pocas curvas para llegar, sin embargo la 2ª fuente de la ruta hace presencia ante ellos y resulta inevitable no solo parar a beber y rellenar bidones de una fresquísima y excelente agua, sino también quitarse el casco y meter la cabeza entera debajo del chorro, algo que les da alas para reanudar enseguida 

la marcha y dar caza al grupo, que ya les está esperando con el bocadillo en la mano. Relax total tras haber completado la primera fase de la ruta mientras los bocadillos, geles y barritas van desapareciendo a buen ritmo ya que la cantidad de insectos y, sobretodo mosquitos, hace que uno no se pueda quedar encantado mirando las musarañas. En este punto nos despedimos de Silvia, quién bajará tranquilamente por pista tras haber batido su record llegando en bici hasta ahí y prefiere guardar algo de fuerzas para la larga bajada. Antes de eso, es el momento de la foto de grupo.

Ya sin Silvia (¡a ver cuándo te apuntas de nuevo a una ruta!, los 10 restantes deben decidir cómo acometer el tramo final que falta para llegar hasta el Turó de l'Home, dos opciones hay para elegir: unos 10 km. de carretera hasta la cima o alrededor de 4 km. continuando por montaña por los que Vincent ya les advierte que habrá que cargar con la bici puesto que se sigue una senda que gana rápidamente muchos metros a base de subir por un camino que incluso andando sin bici se hace a ratos difícil.

Tras meditaciones varias del grupo finalmente Gonzalo y Héctor se lanzan a la aventura por asfalto y el resto, tras cruzar la carretera, se adentran nuevamente en la montaña.


Mientras por carretera progresaban a mayor velocidad, también debían recorrer más distancia y con algunos kilómetros a pleno sol. La elección de montaña, a pesar de la sombra ofrecida por los árboles, se convertía en una lenta procesión empujando las bicis al seguir como recorrido un camino marcado para treckking que en muy poca distancia ganaba el resto de altura que faltaba para llegar hasta la cima.

Piedras de gran tamaño, raíces y un buen desnivel desgastaban a los bikers, especialmente a Abel, a quién se le hizo especialmente dura esa parte e iba siendo esperando por Vincent y Carlos mientras comentaban como sería el inicio de la bajada, que justamente transcurriría por ese mismo camino roto... ¡estaban deseando bajarlo!.

Tramo final por montaña a cielo descubierto divisando ya el Turó, eso anima al grupo a un esfuerzo final ya que el merecido descanso en la cima está bien cerca.

A la altura del parking para coches las vistas ya son espectaculares a pesar de faltar un tramo final de unos 200 metros que es el que te lleva realmente a la cima del Turó de l'Home, pero la euforia ya está desatada y las fotos van que vuelan, como esta que le hicimos al gran Josep, que allí nos revelaba su otra identidad: Bikerman.

Fabulosas vistas las que ofrece la cumbre, a 1.708 metros de altura. Corre una brisa fresquita que contrarresta el tremendo sol que hace. Algunos aprovechan para ponerse algo de protección solar, ya que está apretando de valiente. Héctor había llegado el primero por carretera pero Gonzalo se descolgó a media escalada y el grupo se quedó esperándolo charlando y reposando tranquilamente

Antes de ponernos manos a la obra con otro bocadillo para reponer fuerzas, era el momento de hacer la foto oficial de la subida en plena cumbre. Cara de felicidad de todos los bikers por haber logrado llegar hasta arriba, al final, todos habíamos sudado lo suyo para conseguirlo.

Pasaba el reloj de las 16:00 y tras comer y reposar era momento de iniciar el ansiado descenso, de nuevo con 2 opciones: bajar toda la trialera que el grupo de montaña había hecho de subida o descender por una zigzagueante pista con algunas piedras pero no tan técnica.

Héctor, Carlos, Jordi, Manolo y Vincent optaban por la trialera mientras que el resto preferían afrontar la bajada con más calma, cogiendo la otra alternativa. Ambos grupos se encontrarían de nuevo en "El Convent".

Grandes piedras sueltas, raíces y un manto de hojas ocultando rocas y ramas secas, unidos al considerable desnivel de algunos tramos hacían las delicias del grupo que optó por el recorrido más técnico. Algunos excursionistas de subida nos ceden el paso al vernos bajar por ahí en bicicleta a la vez que aminorábamos la marcha y les agradecíamos el detalle. En un momento deshicimos la mitad de ese tramo que tanto nos había costado subir, estábamos ya en una fuente que suponía más o menos la mitad de ese tramo. Parada exprés para recargar de agua los depósitos y continua el descenso con algunos problemillas de orientación debido a que el GPS de Héctor lleva todo el día "haciendo el tonto", marcando de vez en cuando posiciones en las que realmente no estábamos. Tras retomar de nuevo la senda correcta, Jordi le da una pasadita rasante a Vincent, quién ve como este está bajando desbocado y disfrutando al máximo. Sin embargo, a los pocos segundos, una pérdida de tracción de la rueda delantera en la Mondraker de Jordi le hace salir volando y aterriza a un lado del camino mientras Vincent se teme lo peor pues la caída ha sido bastante espectacular. Carlos que venía por detrás, pierde el control casi al mismo tiempo y su bicicleta cae a escaso medio metro de dónde se ha detenido Vincent. Afortunadamente ninguno de los dos bikers se ha hecho daño alguno y retomamos la marcha llegando en pocos minutos al punto de encuentro donde el otro grupo ya nos espera.

Aún quedan 3/4 partes de la bajada hasta Arbúcies, aquí de nuevo el grupo se divide en dos. Héctor, Jordi, Carlos, Manolo, Abel, Gonzalo, Josep y Vincent realizaran el recorrido con una parte inicial de pistas y el resto por sendero estrecho y trialeras mientras que Albert y Siscu bajarán toda la pista que subimos horas atrás.

Pequeño tramo de poco más de un kilómetro por carretera y el grupo va directo a buscar la continuación del track de bajada cuando de pronto debemos detenernos por causas mayores... un pequeño tramo del camino que pasa por encima de un riachuelo ha desaparecido y el camino se encuentra cortado. Toca entonces bajar a nivel de riachuelo para cruzarlo ya que apenas hay agua y no supone mayor problema, tal como nos demuestra Abel, que se lanza a cruzarlo subido en su máquina.





Continuamos unos cuantos metros y es entonces cuando comprobamos que la caída que había sufrido un rato antes Jordi, si afortunadamente no le supuso ningún daño físico, sí que ocasionó a su máquina alguna herida de guerra ya que de pronto el desviador trasero se enredaba con uno de los radios bloqueándole la rueda trasera.

Afortunadamente no se rompió nada y entre Héctor y Manolo, quién nos explicó la forma correcta de enderezar una patilla de cambio doblada haciendo palanca desde el propio punto de anclaje y no tirando del desviador, lograban dejar de nuevo funcional el cambio para que Jordi pudiera finalizar la ruta.

Una primera parte de senderos de bajada muy rápida nos hacía devorar kilómetros rápidamente sin más incidentes ni problemas llegando por fin a otra de las zonas más deseadas de la ruta, las trialeras finales que nos devolverían de nuevo al pueblo.

Nuevamente la vegetación tapaba considerablemente el sol que seguía haciendo y que ya daba más calor al no estar en cotas tan altas, vegetación que también nos dejaba algún que otro recuerdo en brazos y piernas. Algunos tramos muy técnicos ponían a prueba las habilidades de cada uno de los bikers que iban afrontando los que podían y bajándose cuando no lo tenían claro, con Héctor a la cabeza guiándonos entre el entramado de caminos. Susto de Carlos al salir nuevamente volando por intentar pasar por dónde Vincent le gritaba que no era lo suyo ya que si bien la rueda delantera pasaba justa, las bielas no, lo que le supuso un pequeño vuelo con abrazo a árbol incluido.

Jordi, Héctor, Carlos y Vincent continuaron con el festival de trialeras mientras que los otros bikers decidieron poner fin a la ruta bajando lo que faltaba por pista. Unos tramos finales muy divertidos que hacen de esta ruta una de las favoritas del BCN Biker Team, por algo es, de momento, la ruta fuera de Barcelona que más veces hemos repetido.

La fiesta terminó en el bar del polideportivo, tomando unas cañas y comiendo un poco mientras los distintos grupos de bajada se iban contando las anécdotas y sucesos vividos. Gracias a todos por una genial ruta, sois el mejor grupo de bikers con el que se podría salir.
















¡Hasta la próxima Turó de l'Home!

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

 

Visitas y bikers

Powered by Blogger