Port del Comte - Día 2 - Rutas del BBT

Fría noche la que hizo fuera del refugio el sábado; antes de irse a dormir, Jose y Vincent salían a probar algunas de las luces que Fenix Flashlights nos había hecho llegar pero con el viento y las bajísimas temperaturas que hacía, resultó casi misión imposible sacar alguna foto mínimamente decente.

Aun así, os podemos adelantar la asombrosa potencia del modelo PD35 y lo bien que iba el frontal HP25 con su doble haz para alcance lejano o cercano. Próximamente podréis ver los análisis en el blog.

Ya en el piso de arriba, todos dormían y la noche transcurrió entre ronquidos y risas hasta quedar todos "groguis" hasta la mañana siguiente. Las mantas que pone a disposición el albergue fueron de maravilla ya que de cara al invierno estaban realizando un cambio en el sistema de calefacción y hacía algún que otro grado menos de lo que nos hubiera gustado.

Pasaban 15 minutos de las 7:00 cuando sonaba el despertador y poco a poco nos fuimos levantando con la primera misión del día por delante, ¡el desayuno!.
Embutido variado, queso, mantequilla y mermeladas, pan, zumo y cafe para recargar y poder afrontar los más de 40 km que tocaba realizar el domingo; no quedó nada en los platos...

Tras recoger la mochila, prepararnos bien abrigados pues el frío continuaba y el viento seguía soplando con fuerza, nos despedíamos del Refugi de l'Arp tras pasar una excelente noche con cena y desayuno por tan solo 30 ridículos euros por cabeza. Las bicicletas estaban poco menos que heladas, las amortiguaciones brillaban por su ausencia ya que los aceites con el frío debían parecer alquitrán puro. Víctor soluciono un problemilla con sus bujes realizando un apriete de los mismos para eliminar un pequeño juego que había ido notando durante el sábado y ya estábamos todos listos para arrancar la marcha.

Antes de ello, nos acercamos al Mirador de l'Arp, situado a pocos metros del refugio, el cual nos regalaba de buena mañana unas vistas impresionantes.

Con bastante frío en el cuerpo pues aun no nos habíamos acabado de despertar del todo, nos pusimos a pedalear enseguida para ver si así entrábamos un poco en calor. Pusimos rumbo al parking al lado de la carretera para ver por donde debíamos continuar según las indicaciones del track y es cuando llegó el primer jarro de agua fría de la jornada: debíamos empezar a bajar por carretera.

Menudo desastre, prácticamente todo el sábado subiendo y subiendo para empezar así a desperdiciar bajadas, sin embargo el día no había hecho más que empezar y teníamos mucho por ver, aun así, una verdadera pena alejarnos de la zona del refugio pisando asfalto.

Llegamos a Coll de Port y allí empezaba de nuevo la pista forestal; donde, a la que tuvimos que empezar a pedalear, ya empezaron a sobrar camisetas térmicas y chaquetas pues tampoco estábamos expuestos al aire que soplaba arriba en el refugio y algunos optaban por seguir la ruta algo más frescos. Nos habíamos quitado de en medio sin darnos cuenta una buena parte de la bajada que indicaba el track tras el refugio y se presentaban de nuevo cuestas donde ver quién se había recuperado mejor del día anterior.

Jose y Abel se ponían al frente y en retaguardia Víctor y Vincent se lo tomaban con mucha más calma. Las pistas se iban sucediendo, y los paisajes continuaban siendo de auténtico lujo. Alguien debería haber dicho a la gente de por allí que marcando 4 trialeras aquello ya habría sido como estar en el cielo.

Tanto el GPS con el que Jose se orientaba como la aplicación móvil usada por Vincent funcionaban de lujo y seguían guiando a los 4 bikers por las diferentes zonas por las que pasaba el track como la Moixa, Obaga Fosca y Canals del Verd.

Las rampas esta vez estaban más separadas las unas de las otras y eran más cortas que el día anterior en el que prácticamente solo hicimos que subir, sin embargo las del domingo... ¡aún tenían más pendiente¡. Tal era esta que algunas eran afrontadas por los 4 bikers directamente caminando mientras las fuerzas iban decreciendo y las rapidísimas bajadas por pista que apenas duraban varios minutos no dejaban recuperar y de nuevo uno ya se encontraba frente a otra subida por delante. Así que cualquier excusa era buena para ir realizando pequeñas paradas y reposar, comer alguna barrita o hacer alguna foto para la posteridad.

Sobre el kilómetro 48 del total del track y tras salir a una amplia ladera en la que tuvimos que saltar una alambrada, perdimos referencia del camino a seguir y tuvimos que centrarnos más en lo que indicaba el GPS.

En un intento de hacer un poco de Freerider (léase hacer el ganso), Vincent se iba directo al suelo tras avanzar medio metro subido en la bicicleta al no ver un pequeño socavón oculto entre la vegetación de dicha ladera, por suerte, revolcón sin consecuencias más allá de algunos pinchos traspasando los guantes.

Sin terminar de ver un camino claro por donde continuar, fuimos siguiendo el track para darnos cuenta finalmente de que ese pequeño bucle absurdo ni era un sendero, ni una trialera ni nada de nada; en su momento quién grabó el track, debió perderse en ese punto buscando la conexión con la siguiente pista y nos pasamos casi 45 minutos para avanzar apenas un kilómetro al tenerlo que hacer entre vegetación, raíces y sitios donde apenas cabía una persona andando. Una lástima que esto no fuera corregido en el track antes de subirlo.

Costó superar ese tramo, que incluso nos regaló 40 o 50 metros de trialera (debieron ser los únicos en más de 80 kilómetros de ruta) y al final encontrábamos la conexión con una nueva pista por la que continuar bajando.

Era la zona de la Casanova y Costa de Cal Miqueló, donde después de unas pendientes de muy señor mío, el track de nuevo nos volvía a desconcertar y no era por otro motivo que el tener otra vez que atajar entre medio de la montaña para buscar la conexión con otra pista.
Otra sesión de "empujabici" que dejaba totalmente fundido a Vincent, quién propuso cuando por fin llegó arriba, parar allí mismo a comer y descansar un rato, rondaban ya las 14:00 de la tarde y las nubes dejaban el día algo gris y apagado.

Las mochilas habían notado el paso de ambos días y ya pesaban mucho menos que cuando empezó la ruta. Fiambreras varias, platos precocinados, bocadillos y barritas llenaban nuestros estómagos antes de continuar la marcha.

Una serie de bajadas nuevamente por pista nos dejaban en un inmenso prado con reses pastando, el reloj apretaba y pasábamos sin contemplaciones por esa zona, dando tiempo a hacer una foto en uno de los reagrupamientos.


Tras ese tramo, nuevas subidas vinieron y Vincent anunciaba oficialmente que estaba prácticamente destrozado, realizando a pie la mayoría de tramos, los dos días consecutivos de ruta con un considerable desnivel le estaban pasando factura y se tomaba con calma esos tramos para poder así tener algo de fuerza para completar el recorrido y poder llegar a los coches.

Estábamos llegando ya a un nuevo tramo de bajada considerable con la esperanza de encontrarnos un tramo algo más entretenido que lo visto hasta ahora cuando a los 4 bikers se les cayó el alma a los pies... ¡eran 9 kilómetros de nuevo por carretera!.

Resignados y riendo por no llorar, nuevamente un montón de metros de desnivel se desperdiciaban bajando por asfalto aunque, todo hay que decirlo, probablemente fuese una de las carreteras más bonitas y entretenidas por las que nunca habíamos pasado.

Estábamos en el kilómetro 69 y el track nos marcaba de nuevo abandonar la carretera para realizar un tramo de unos 10 kilómetros que transcurrían en paralelo a la carretera y a la cual saldríamos más adelante. Hartos todos de tanto subir y bajar por pistas y estando Vincent bastante hecho polvo, los 4 bikers optaban por no realizar ese tramo final y continuar por carretera directamente hasta el pueblo para poner ya fin a la ruta.

Unos 11 kilómetros bastante llanos con un repechón final al acercarnos de nuevo a Sant Llorenç de Morunys con el que se ponía punto y final a una ruta dura y exigente, con unos paisajes totalmente de película pero a la que le faltó "chicha" y le sobró asfalto a la hora de bajar pero que aun así, hará las delicias de todo aquel biker que le guste ponerse a prueba fisicamente y rodar por parajes de alta montaña.



0 comentarios :

Publicar un comentario

 

Visitas y bikers

¡Síguenos!

¡Síguenos en Facebook! ¡Síguenos en YouTube! ¿Nos mandas un email?
Powered by Blogger