Rodando por la oscuridad de Mataró - Rutas del BBT

Y por fin llegó una nueva nocturna organizada por nuestros colegas del Mataró Domingueros Biker Team; auténticos expertos en hacer de una ruta en bicicleta una verdadera fiesta en la que rodar, disfrutar de la naturaleza, atravesar la noche con millones de lúmens y, como no, ponerse las botas cenando en la, ya tradicional, parada en la Masía Can Guinart.

Argentona, pasan uno minutos de las 17:00 horas y en el punto de encuentro previo a reunirnos con los demás en Mataró vamos llegando los que venimos en coche, bajo un cielo cada vez más gris, todo indica que el pronóstico de lluvias para esa tarde va bien encaminado ya que de fondo escuchamos algún que otro trueno.

Cuando Siscu se pasa por allí a recogernos para ir hasta Mataró ya estamos casi listos y en unos minutos arrancamos la marcha; matemático, justo entonces empiezan a caer las primeras gotas de lluvia.

Decidimos acelerar el paso para ver si logramos alejarnos de la tormenta y poder al menos ponernos a refugio con el resto de compañeros que nos esperan en Mataró, sin embargo la lluvia cada vez se intensifica más.


Al atravesar un paso subterráneo la lluvia ya cae en todo su esplendor y tenemos que parar a que algunos se pongan el impermeable.

Abel y Víctor, quiénes ya habían estado pensando incluso en no venir a la ruta visto el tiempo, están meditando darse la vuelta pero al final son convencidos de aguantar un poco más y ver como evoluciona el tiempo; tal vez solo se trate de un aguacero de pocos minutos.

Continuamos la marcha entrando ya en Mataró, parece que la lluvia afloja a medida que nos vamos acercando a dónde el resto nos espera. Al llegar, están todos bajo una cornisa esperando que lleguemos para dar el pistoletazo de salida a lo que parece que será una nueva nocturna pasada por agua.


Sin embargo tras unos minutos de charla allí mismo, deja de llover por completo; sin dudarlo, los 11 bikers presentes nos montamos en las bicicletas y echamos a pedalear antes de que el tiempo cambie de opinión nuevamente.

A medida que entramos en montaña da la sensación incluso de que el tiempo va a mejor y todo, llegando a ver el sol momentos antes de su ocaso tras las montañas.

Hay una primera oleada de calurosos que paran a quitarse el impermeable antes de cocerse vivos, mientras que otros aprovechan para regar un poco más la vegetación de la zona.

Vamos subiendo sin más paradas ni percances hasta llegar ya el momento de 
tener que abandonar las pistas principales para meternos por un sendero más estrecho y con abundante vegetación que obliga a poner en marcha los focos para poder ver por dónde circular a pesar de que aún no es de noche al 100%.

Técnicamente sencillo y bastante llano, nos lanzamos de lleno a por él mientras que en la cola del grupo van cerrando filas Siscu y Andreu para que nadie se quede rezagado.

Vamos encadenando una serie de senderos similares a la vez que se acaba de hacer de noche por completo y debemos dar rienda suelta por completo a todos los lúmenes que llevamos encima.

Pese a que se puede rodar rápido por algunas de las pistas y senderos que atravesamos, hay bikers con auténticos ojos de lince que no pierden ni 1 cm. de detalle del suelo por el que avanzamos, encontrándonos con algunas de las maravillas de la fauna autóctona de la zona, como la salamandra, especie de la cual llegamos a ver 4 o 5 distintas durante toda la ruta.


La marcha sigue, hemos hecho una pequeña parada en una fuente para beber y comer algo y enseguida hemos vuelto a estar subidos a la bici; los kilómetros van cayendo uno tras otro a más velocidad de la habitual respecto a las últimas nocturnas que hemos hecho.

En esta ruta continuamos probando algunos de los últimos modelos de luces que nuestro patrocinador Fenix Flashlights nos ha ido haciendo llegar. Al foco BT20 y la linterna PD35 se ha unido recientemente la linterna recargable mediante USB UC40 Ultimate Edition, con 960 lúmenes de potencia. Ver a los 3 modelos en acción conjuntamente es casi como que se haga de día.



Dónde más estamos disfrutando es en los senderos estrechos y ratoneros, ya sean de subida o de bajada; en ellos cada cual ponía su ritmo e íbamos progresando, reagrupándonos cada vez que había un cruce o dudas de por dónde continuar.

La fiesta del National Geographic continúa y en esta ocasión encontramos a un lado de la pista a un pequeño sapo, parece algo perdido ahí en medio de la pista.

Al vernos se echa a un lado hasta quedarse medio tapado por unos hierbajos, le hacemos un par de fotos y dejamos de molestarle de una vez para seguir con nuestra ruta.

Llevamos ya un buen rato rodando y las primeras voces suplicando cervezas y tostadas con allioli se dejan oír.

Estamos en el tramo final antes de llegar a la masía, tenemos la opción de hacerlo por pista forestal o bien coger una serie de senderos que transcurren más o menos en paralelo y, en esta ocasión, optamos por los senderos.

Una decisión que nos costó alguna que otra vuelta atrás por coger el sendero equivocado, que además partió al grupo en dos durante unos minutos sin saber si nos volveríamos a encontrar y que, al fin y al cabo, devolvió la esencia pura de lo que son las nocturnas con los compis de Mataró: aventura y emoción bajo la luz de los focos.

Llegada a la meta volante, allí nos esperan ya otros dos compañeros que iniciaron la ruta algo más tarde y no han querido perderse la cena y el fin de fiesta nocturno. Ya estamos en la masía tras el sprint final de todos, con ganas de reponer fuerzas, descansar un poco y llenar el estómago. Y vaya si lo llenamos...



Unas cuantas horas se nos van allí cenando, no queremos engañar a nadie, estas nocturnas son un 50% montar en bici y un 50% el pegarnos allí un buen banquete en medio de risas, batallitas y buen rollo.

Momento de arrancar de nuevo, toca ir mentalizándose de que de nuevo hay que subirse a la bicicleta. Vamos yendo hacia el garaje dónde nos guardan todas las bicis, nos vamos poniendo cascos, guantes... Parece que ya estamos todos listos, incluida la lluvia, quién no había hecho acto de presencia en horas y justamente al ir a reanudar la ruta empieza a caer de nuevo. Nos refugiamos un par de minutos en unas carpas de la terraza de la masía pero no es plan de quedarse allí en plena madrugada viendo pasar el tiempo. Es hora de amortizar tanta chaqueta y complemento impermeable, por lo que arrancamos bajo la lluvia para iniciar la ruta de regreso.

Durante unos minutos va cayendo sin descanso, por un momento parece que va a aflojar y sin embargo repunta con más intensidad y condimentado con un poco de granizo.

Algunos quejándose desesperados, otros partiéndose de risa, pero aún con todo el grupo avanza y ¡quién se quede atrás se lo come el coco!

Afortunadamente en 15 minutos la pequeña tormenta había parado y continuábamos la ruta sin necesidad de ir limpiando los cristales de agua cada medio minuto.

Atravesando el pueblo de Dosrius uno de los bikers tenía un enganchón con una valla de una zona de obras y se iba al suelo, quedándose su mano algo dolorida y el foco principal colgando. Si bien podía continuar la ruta, optaba por hacer una variante más tranquila junto con otros 3 bikers que decidían acompañarle

El resto nos lanzábamos a subir una última cuesta para disfrutar del último sendero de la noche antes de dar por finalizada la nocturna.


Valió la pena ese esfuerzo final, un senderito que acababa con un tramo entre cañas y troncos en los que se tenía que ir con mil ojos, puso de nuevo a prueba los reflejos del grupo, avisándonos los unos a los otros de los obstáculos a grito pelado.

Al finalizar, Ricardo aparecía con un pequeño recuerdo en el casco que podía haber sido mucho peor, pues no es la primera vez que algún biker arranca ahí de cuajo el foco y se queda con los cables colgando.

Tras ese tramo final nos reagrupamos con los otros 4 bikers y acabamos de hacer los kilómetros finales llaneando en paralelo a la Riera de Argentona mientras esquivamos algún que otro pequeño conejo que huye despavorido al ver semejante tropa de pirados con luces por todos lados.

Fin de fiesta, otra genial nocturna rodeados de grandes bikers con estupendos senderos por los que rodar, una mano algo dolorida que esperemos que se recupere pronto y deseando ya poner nueva fecha a la siguiente nocturna.


¡Hasta la próxima!

0 comentarios :

Publicar un comentario

 

Visitas y bikers

¡Síguenos!

¡Síguenos en Facebook! ¡Síguenos en YouTube! ¿Nos mandas un email?
Powered by Blogger