Turó de l'Home 2014 "Spring Edition" - Rutas del BBT

Ya lo decíamos en nuestro muro de Facebook 2 días atrás al subir toda la galería de fotos, la ruta hasta el Turó de l'Home empezando desde Arbúcies se ha ganado, por derecho propio, el título de Clásica entre las Clásicas. Una ruta de gran contraste entre la subida y la bajada por el magnífico entorno que nos ofrece el Parc Natural del Montseny.

Sobre las 9:00 de la mañana el punto de encuentro para iniciar la ruta, situado en el parking del campo de fútbol municipal de Arbúcies, ya es un hervidero de gente. Competiciones deportivas infantiles, otros grupos de bikers que inician la ruta desde allí, así como nuestro propio grupo dejan prácticamente al completo el parking que en ocasiones anteriores habíamos visto casi desierto.

Melanie, Héctor, Jose, Rubén, Ricardo, Pablo, Tarik y Vincent están acabando de prepararse, para algunos es la 5ª vez que van a realizar esta ruta y, seguramente, no pasarán demasiados meses hasta que la repitamos de nuevo.

Cielo con brumas y ambiente fresco; aunque no hace frío, todos sabemos que hay que subir más de 1.000 metros y, además, viniendo por carretera ya se podía observar cómo las cumbres más altas del Montseny habían sido engullidas por un denso manto de nubes.

Iniciábamos la salida sin noticias de Adrián, un biker que contactaba con nosotros a través de Facebook deseando apuntarse a la ruta y así conocer nuevas zonas y rutas. Héctor y Pablo se paraban nada más entrar en la pista forestal para ver si solucionaban unos problemillas con el cambio trasero de este último mientras el resto seguía avanzando tranquilamente. Poco más de un kilómetro avanzado y nos daba caza Adrián, a quién el GPS no le había llevado al mismo punto de inicio de la ruta que al resto y decidió empezar la ruta para ver si nos localizaba.

Al cabo de un rato Pablo y Héctor también se reincorporaban al grupo. Ahora sí que el grupo estaba al completo y los 9 bikers continuaban su ascenso zigzagueante.

Unos 15 kilómetros y 900 metros de desnivel positivo eran el primer plato a degustar hasta llegar al Turó del Convent.

Melanie, que ya os contamos por Facebook que finalmente pudo recuperar su furgoneta y bicicleta robadas, gracias a la policía, se había vuelto a apuntar con nosotros y seguía en plena forma, la mayor parte del tiempo en cabeza e incansable tanto subiendo como bajando. Era su último día de vacaciones, tras ello, a recogerlo todo y poner rumbo a Alemania esa misma noche. Esto sí es pasión por el MTB y lo demás son tonterías.

Tras parar a reagruparnos todos, Tarik se daba cuenta que a su cubierta delantera le faltaba presión por no llevar líquido tubeless. Ricardo y Rubén se quedaban con él mientras el resto esperaba unos metros más adelante. Optaron por la solución rápida de meter más aire y ver sí así aguantaba, por lo que reanudamos la marcha a los pocos minutos. Cada cual se fue marcando su propio ritmo y se hicieron 3 grupos que continuaron progresando por la bonita pista que cada vez gana más en espectacularidad de vistas y paisajes a medida que se ascienden más y más metros.

Rubén, Jose, Adrián y Vincent optaron por parar de nuevo más adelante para ver si Tarik y Ricardo, que cerraban filas, se incorporaban con ellos, sin embargo iban pasando los minutos y no aparecían. Unos mensajes por móvil y nos enterábamos que, finalmente, Tarik había tenido que montar una cámara prestada ya que continuaba perdiendo aire y otro grupo de ciclistas que pasaba por ahí les tuvo que ayudar a destalonar la cubierta ya que ellos no podían.

La espera se estaba haciendo demasiado larga y los 4 bikers empezaban a notar la fría brisa que ya en esa zona empezaba a soplar por lo que se ponían de nuevo en marcha subiendo muy lentamente para así no seguir parados. A los pocos minutos Ricardo y Tarik aparecían en la lejanía y continuábamos la marcha para alcanzar a Melanie, Héctor y Pablo, quiénes nos esperaban un poco más arriba descansando y comiendo.

Nos quitamos las últimas curvas de la pista de encima y ya estábamos en el Convent, dónde paramos todos a comer algo conscientes de que el tiempo arriba de todo iba a ser totalmente ingrato viendo que las partes más altas de la montaña seguían desaparecidas tras las nubes.


En esta ocasión íbamos todos a realizar el tramo final, el que nos llevaría hasta el Turó de l'Home desde el Convent, por carretera. Casi 11 kilómetros para ascender otros 500 de desnivel positivo con algunos tramos de asfalto en bajada incluidos.

Todos en marcha bien tapados y ya con el zumbido en nuestros oídos, no solo del aire sino el de las enormes cubiertas taqueadas de montaña que montamos la mayoría, nos lanzamos por la BV-5114 en busca del desvío hacia el Turó, hasta ese desvío todo es bajada y las velocidades que se pueden llegar a coger son de vértigo.

Ya en el desvío echamos en falta a Jose, pasan los minutos y no aparece; nos quedamos varios en el mismo desvío esperando hasta que lo vemos aparecer. Al coger velocidad por asfalto ha notado que en su cubierta trasera algo no iba bien, un trozo de ella está algo deformada y oscila de manera apreciable a simple vista si bien el aro no tiene problema alguno. Poco podemos hacer allí para solucionar eso y tampoco es algo que vaya a afectarle a la hora de bajar por las trialeras y senderos por lo que la marcha continúa.

El grupo se vuelve a estirar, tras la bajada la carretera vuelve a subir y pronto la ropa empieza a sobrar, algunos se paran, cada cual se impone un ritmo, ese tramo de asfalto a más de uno estaba a punto de empezar a atragantársele.

Mucho viento, duras rampas en algunos tramos y las espectaculares vistas entre medio de las nubes fueron la compañía de todos durante esos kilómetros, algunos hicieron pequeñas paradas para descansar un par de minutos y tomarse un gel, hacer alguna foto... Hasta que nos reagrupamos todos donde la carretera abierta a los coches se termina, detrás de una caseta de información íbamos cobijándonos todos. En ese punto el aire y frío eran ya considerables, así como el cansancio de algunos, aprovechamos para comer y reponer fuerzas durante unos 25 minutos. Es entonces cuando se plantaron allí 3 bikers que, según nos contaron, en ese punto ya llevaban más de 80 kilómetros de ruta; si es que no somos nada...

Tocaba hacer el esfuerzo final y llegar hasta arriba, de nuevo todos tapados hasta las cejas fuimos superando el par de kilómetros que nos quedaban; Jose y Vincent al final se quedaban cerrando filas tras parar a hacer 4 fotos para participar en el Mejor Postureitor del Año. Ambos afrontaron andando el durísimo tramo final que sube realmente hasta la cima en medio de una ventisca y se quedaron un poco extrañados al no encontrar al resto del grupo, por suerte, había por allí un par de excursionistas a los que pedirles la foto de turno.
 
Llegaba por fin el motivo de más de 20 kilómetros de subida: la deliciosa bajada casi continua que nos dejaría de nuevo en el parking de inicio a través de terrenos y caminos muy variados. El resto del grupo había avisado por móvil a Jose y Vincent que estaban en la zona de abajo y que no iban a subir hasta la cumbre así que, tras enfundarse las protecciones, se lanzaron hacia abajo a reencontrarse con ellos.

En medio de un auténtico vendaval, la primera trialera fue de las más complicadas de todo el día, al entumecimiento de las manos por el frío se le sumaba el viento empeñado en que perdiéramos el equilibrio junto con cantidad de piedra suelta en la que no podías confiar.

Metidos ya entre la vegetación íbamos entrando en calor a base de bajar y bajar divertidísimos tramos y puntos técnicos aunque el cansancio de toda la subida tenía a más de uno algo "descolocado" aún.

Un manto de hojas secas no dejaba ver del todo la trazada y palos y piedras iban saltando a nuestro paso hasta que pasó lo que tenía que pasar... Melanie pinchaba, seguramente por llantazo contra alguna de las piedras ocultas y no quedaba más remedio que parar a solventarlo.

Solucionado el tema y tras algunas dudas posteriores sobre por dónde continuaba el track, habíamos vuelto de nuevo al Convent tras un primer tramo de bajada a través de bosque digno de enmarcar, con sus tramos rápidos y sus puntos técnicos, pero sin haber prácticamente nada imposible. Pequeña parada a petición de Vincent para coger aire y comer una barrita y era el momento de realizar un tramo de bajada que habitualmente no se había en las salidas anteriores con el resto del grupo.

Ese tramo evita bajar parte de carretera y parte de pista forestal sin apenas gracia pero por contra tiene algunos puntos en los que no queda más remedio que arrastrar la bici, aun así, las ventajas y la diversión de los tramos posteriores, compensan lo negativo.

Senderos estrechos y alguno que otro muy tapado por la vegetación nos dejaban en Coll de Té, de dónde partía un rápido y estrecho camino  que no era más que parte de la gran fiesta que aún nos esperaba de bajada.





Íbamos todos progresando, reagrupándonos cada ciertos tramos, parando para hacer alguna foto...

Estábamos en una de las mejores bajadas que se puede hacer por la zona y eso se notaba por la cara de felicidad de todos.

Un nuevo pinchazo de Melanie detenía el avance del grupo que aprovechaba para quitarse algo de ropa al no hacer ya ni por asomo el frío de más arriba, otros optaban por reponer fuerzas con algo de comida así como vaciar "depósitos".

Todo lo bueno se acaba y ya nos estábamos acercando a Arbúcies, la población se veía próxima y era momento de disfrutar de los últimos senderos y trialeras no sin alguna pequeña confusión siguiendo el track. Parte final poco técnica y sí más rápida que ponía el punto y final a una nueva visita a la zona para recordar.

Como ya es tradición, nos reuníamos todos para acabar en el bar de la zona deportiva al lado de los coches, contándonos las batallitas de turno y reponiendo fuerzas; esta vez algunos imitando desconocidas costumbres germanas y es que Melanie sorprendía a muchos pidiendo un chocolate en vez de una cerveza. Mención especial también a la completa y estricta dieta que se imponía Ricardo y es que, cuando hay hambre, ¡los demás ya pueden decir misa!



¡Tremenda ruta con tremendos bikers!


¡Hasta la próxima!

0 comentarios :

Publicar un comentario

 

Visitas y bikers

Powered by Blogger