Arbúcies - Turó de l'Home "JC Edition" - Rutas del BBT

Acabamos aplazándola una semana pero, al final, llegó el día y de nuevo tocaba hacerle una visita al Turó de l'Home, la ruta que más veces hemos realizado hasta el momento fuera de Barcelona y que esta vez contaba con un invitado especial que se unía con nosotros para descubrir qué es esto del enduro.

Arbúcies, 9:30 de la mañana de un soleado 21 de junio y el termómetro ya está sobre los 25º grados, no llegamos a saber si la semana anterior acabó lloviendo pero lo que tenemos claro es que la única agua que vamos a ver, va a ser la de las mochilas de hidratación. 

En el punto de encuentro ya hay varios bikers preparándolo todo y con el paso de los minutos el goteo de colegas continua, cuando nos damos cuenta, 15 intrépidos nos hemos juntado allí dispuestos a pasar un dia de montaña y bici.

Preparativos y ajustes de última hora para que nada falle, especialmente en la Mérida de Juan Carlos, quién con bici prestada, se animaba a venir a una de nuestras fiestas para saber por qué acabamos necesitando un día entero cada vez que salimos de ruta.
Pudimos ver también el estreno del piñón de Oneupcomponents con su característico color verde, pensado para aquellos que quieren montarse una transmisión 1x10, poniendo ese piñón algo más grande en sustitución de uno intermedio y así poder hacer frente a un mayor porcentaje de subidas sin morir en el intento.

Pasa ya media hora de la hora prevista de inicio de la ruta y, finalmente, arrancamos y nos metemos directos a la pista que nos ha de llevar hasta arriba y que empieza justo en frente de donde tenemos los coches aparcados.

Uno de los atractivos de esta ruta es que, durante los meses de más calor, es igualmente agradable y muy asequible todo el tramo de subida al estar la mayoría del recorrido bajo la sombra de enormes árboles y frondosa vegetación, la cual hace incluso que se note un ambiente algo más fresco.

Primeros kilómetros e inevitablemente cuando acabamos siendo tantos, el grupo se fue estirando, acomodándose cada cual a su ritmo.

Sin embargo, cada cierto tiempo había el reagrupamiento de rigor para morder cualquier cosa comestible, contar batallitas y acabar de hacer algún que otro ajuste en las bicis. El apasionante mundo de las dobles aún era toda una novedad para Juan Carlos y se tenía que acabar de acostumbrar a las virtudes y defectos de la categoría.

Para entonces, ya habíamos sufrido una baja, uno de los colegas de Nacho Mc Fly no acababa de verse del todo en forma y optaba por una retirada estratégica para irse al coche a dormir, por lo que continuamos la ascensión los 14 restantes.

Todo aquel que no haya hecho nunca la subida al Turó de l'Home desde Arbúcies, realmente vale la pena que se anime, una subida muy contenida, unas vistas espectaculares y unos rincones en ruta realmente peculiares no han dejado nunca indiferentes a ningún biker.

Tras encontrarnos la primera fuente de la ruta sin apenas agua, la siguiente no nos falló e hicimos un primer reabastecimiento mientras Héctor, nuestro mecánico oficial en ruta que ya para entonces llevaba unos cuantos arreglos hechos en bicis ajenas como en la suya, aprovechaba para invocar al dios de la cerveza.

Con el paso de las horas aumentaba el calor sin embargo el ir ganando metros de altura continuamente lo contrarrestaba y en ningún momento llegamos a tener sensación de estar asándonos de calor.

Llegábamos al Convent y allí, tras una pequeña pausa afrontábamos el tramo final del ascenso, 5 bikers optaban por la variante de 10 kilómetros por carretera mientras que el resto preferían la versión "corta" a través de montaña, la cual en su mayoría debe realizarse con la bici a cuestas.

Mientras por carretera hacían frente al calor directo del sol sin árboles de por medio y las considerables rampas de algunos tramos, monte a través tocaba trepar como cabras por dónde más tarde iniciaríamos el descenso pasando por puntos realmente técnicos.

Arriba nos reagrupamos, parando a comer y descansar un rato, la mayoría buscando un trozo de sombra. En esta ocasión ni rastro de la lluvia y niebla que nos encontramos la última vez que hicimos esta ruta.

Y el momento deseado por todos por fin había llegado: iniciar el larguísimo descenso hasta llegar de nuevo a Arbúcies. Kilómetros y kilómetros de senderos, trialeras e incluso un poco de freeride monte a través.

Las vistas desde arriba, con semejante soleado día, permiten ver la inmesidad de los bosques por donde la bajada irá transcurriendo en parte y uno a uno empezamos el descenso desde lo alto de la cima del Turó de l'Home, nadie quiere desperdiciar ni un metro de bajada.

Puntos realmente técnicos en el primer tramo hasta llegar al Convent, algunos dónde solo uno o dos bikers se atreven y consiguen la hazaña, bajando por sitios que, ya a pie, se hace complicado.

Tomamos una pequeña variante pasando el Convent que nos habían pasado unos colegas por Facebook y, como era de esperar, tuvimos nuestros minutos de incertidumbre, primero perdiendo a parte del grupo que se había quedado rezagado por problemas mecánicos, como posteriormente al salirnos del camino que debíamos tomar. Sin embargo, todo quedó en anécdotas que poder incluir en esta crónica sin mayores consecuencias.

Empezábamos a bajar los tramos más divertidos de la ruta y las sonrisas cada vez eran más grandes en la cara de la mayoría, pese a que a alguno, algún que otro punto se le estaba atragantando. Sin embargo nada más sencillo que poner pie al suelo y caminar un poco, que eso lo hemos hecho todos sin excepción.

Senderos llenos de rocas, otros donde soltar freno y trazar enlazando curvas, raíces de todas las formas y tamaños y... cuando nos quisimos dar cuenta, ya estábamos sentados en el bar rememorando la jornada y habiendo pasado un día estupendo entre bikers.

¡Nos vemos en la próxima!

 

0 comentarios :

Publicar un comentario

 

Visitas y bikers

¡Síguenos!

¡Síguenos en Facebook! ¡Síguenos en YouTube! ¿Nos mandas un email?
Powered by Blogger