Flow in Begues - Eibol Specs - Rutas del BBT

Cerramos el 2014 hace ya casí un mes, pero se nos quedó en el tintero la crónica de una ruta que realizábamos pocos días antes de que concluyera el año. Nuestro biker Eibol, nos preparaba una ruta sorpresa por la zona de Begues, en los alrededores de Barcelona, con vistas a la costa y unas cuantas bajadas en las que habría que darlo todo.

Sant Boi era el punto de partida y hasta allí llegábamos 8 valientes con ganas de ver qué ruta nos había preparado Eibol. La mañana no empezaba bien del todo ya que uno de los bikers que se apuntaba por primera vez con nosotros, reventaba un cuadro de carbono Specialized en una caída en zona urbana de camino al punto de encuentro. Aún así, todavía le quedó humor para volverse a casa y regresar con otra bicicleta para arrancar con todos la ruta.

Unos primeros tramos de carretera y ya estábamos mentidos en el fregado, y menudo fregado... alguna subida de la ruta habría sido digna de las vías ferratas del señor Litrox, porque aquello parecía una pared.

Un día fresco en el que no acababa de salir el sol, la temperatura era agradable y no acababa de corresponder a un final de año, pero eso a la hora de hacer deporte siempre se agradece.

Empezábamos a encontrarnos los primeros tramos donde "hacer un poco el indio" y es que había ganas de bajar.

Aún así, nos quedaba mucho por subir todavía y nos lo tomábamos con calma. Varios "rallymen" y pilotos de motocross nos cruzamos en nuestra ascensión rumbo a Begues, zona en la que nos confundimos de camino varias veces hasta que por fin Eibol vio la luz y nos dijo por dónde continuar.

Habíamos llegado al punto más alto de la ruta, algo de viento pero aún así tocaba parada para el bocadillo, ya que alguno estaba empezando a comerse los guantes. 20 minutos como mucho y ya estábamos todos tapados y con las protecciones puestas, preparados para ver qué se venía por delante.

Un primer tramo empedrado dió paso a un espectacular "single track" de no más de 2 palmos de ancho que iba haciendo zig zag a medida que perdía altura. Divertidas y técnicas curvas de 180º que pusieron a prueba el equilibrio y habilidad de todos.

Caminos estrechos, pasos de roca y un precicipio considerable eran las 3 principales dificultades a tener controladas.Tras ello, un camino ya sin el riesgo de caer monte abajo y algo más ancho, hacía las delicias del personal, que lo bajaba como si no hubiera un mañana.

Se acabaron las primeras bajadas y toco volver a subir, algo más incluso de lo que nos habría gustado, y es que la ruta estaba siendo completita. Las fuerzas flaqueaban y era momento de echar mano al bocadillo reglamentario.

Tras ello, aún pudimos disfrutar de algun sendero interesante de bajada y otros no tan interesantes de subida. La ruta estaba siendo exigente y las fuerzas en algunos empezaban a flaquear, sin embargo para hacer el ganso en un bordillo de medio metro, todos sacamos fuerzas de donde fuese.

Cuando ya parecía que la fiesta tocaba a su fin, estábamos en el pueblo contiguo a Sant Boi y es cuando fuimos conscientes de que todavía faltaban varios km. de tediosa carretera en subida para llegar a destino. Un tramo que cada cual se lo tomo con filosofía y a su ritmo.

Al final, merienda-cena en un bar cercano para despedir la última ruta del año, a la que si le quitamos los km. iniciales y finales de carretera, se queda en una salida la mar de interesante y completa. ¡Grande Eibol!

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

 

Visitas y bikers

Powered by Blogger