6 consejos para tener siempre lista tu ropa impermeable

A las puertas de la primavera, lo cierto es que aún no vamos a librarnos de que nos caiga algún que otro chaparrón mientras estemos de ruta. Dejamos atrás un invierno en el que, seguramente, más de uno habrá tenido sus aventuras pasadas por agua o nieve, equipado con su ropa impermeable. ¿Te has parado a pensar si la estás cuidando correctamente para que conserve sus propiedades?

Una prenda impermeable tiene básicamente dos propiedades, la primera y casi obvia: no dejar que el agua traspase del exterior al interior y la segunda y no menos importante: permitir la transpiración de nuestro cuerpo del interior al exterior.

Los fabricantes tratan constantemente de mejorar estas dos características, la primera por razones de peso, nadie quiere gastarse una fortuna en una chaqueta impermeable que luego resulte que no lo sea; y la segunda porque es la que muchas veces marca la diferencia entre una prenda y una buena prenda impermeable. ¿El motivo?, si una prenda impermeable pensada para la práctica deportiva no es capaz de evacuar nuestra transpiración de forma correcta, acabaremos igualmente mojados, no por la lluvia del exterior, sino por nuestro propio sudor, por lo que de nada habrá servido gastar el dinero adicional que suele suponer el comprar ropa con estas características.



Cuidar los recubrimientos que dan estas características a las prendas impermeables es vital si queremos que nos duran mucho tiempo, sin embargo esto choca de frente con el hecho de que cuanto más las usemos y lavemos, antes se deteriorarán. Para evitar esto, aquí tenemos unos cuantos consejos:
  • Mantén las prendas limpias: Una vez finalizada la ruta rocía con agua el barro visible para evitar la abrasión de la prenda en posteriores usos. Realiza una limpieza completa de la prenda cada 3 o 4 salidas.

  • Productos de lavado: No está de más mirarse las recomendaciones de limpieza del fabricante ya que según qué detergentes no son recomendables para este tipo de prendas. Existen jabones especiales que son avalados por muchos fabricantes, si bien sorprende que un gigante en esto de la ropa impermeable como es Gore, diga que no aportan nada en especial.
     
  • Utiliza un reimpermeabilizador: Si empiezas a notar que tu prenda ya no es igual de impermeable que cuando la sacaste de la tienda, es que ha llegado el momento de hacerle un tratamiento de reimpermeabilización. Existen varias marcas en el mercado con productos específicos para ello.
     
  • A mano mejor que a máquina: estamos buscando cuidar al máximo las prendas y sus recubrimientos especiales, no es muy buena idea meterlas en la lavadora a dar vueltas con el resto de la colada.
     
  • Nada de lejía o suavizante: Poco más hay que añadir a este punto salvo que quieras arruinar la prenda. Hay que olvidarse tambien de la limpieza en seco.

  • Secado al aire: Si bien algunos fabricantes no desaconsejan plancha o centrifugado, la manera más sencilla de no llevarnos sorpresas a la hora del secado es dejar las prendas colgadas al aire y sin sol directo.

0 comentarios :

Publicar un comentario

 

Visitas y bikers

¡Síguenos!

¡Síguenos en Facebook! ¡Síguenos en YouTube! ¿Nos mandas un email?
Powered by Blogger