Válvulas para Tubeless MilKit - Análisis

Que el Tubeless ha supuesto una pequeña revolución frente al tradicional uso de cámaras en la bicicleta es algo que, a estas alturas nadie que lo haya probado, pone en duda. Hoy hablaremos de un producto que hace aún mejor esa innovación: las válvulas MilKit.

Pues sí, algo que parecía tener tan poco margen de mejora como lo son las válvulas Presta que se llevan usando durante décadas y décadas, nos hemos llevado la grata sorpresa de que los chicos de la compañía MilKit, han sabido darle una vuelta de tuerca. De esta forma, hacer que la revisión y rellenado de los niveles de líquido en una rueda con sistema Tubeless es, simplemente, coser y cantar.

Ya no hace falta deshinchar por completo y destalonar la cubierta para comprobar cuánto líquido queda en el interior o simplemente limitarnos a echar más a través de la válvula sin saber ciertamente cuánto queda dentro. Con MilKit podremos saber la cantidad exacta que hay dentro y poder decidir si añadir más liquido sellante sin necesidad de destalonar la rueda ni deshincharla totalmente.

El contenido de este kit no tiene mucho misterio:
  • Un par de válvulas "especiales"
  • Una llave para obuses
  • Jeringa y tubos con llave de paso
  • Instrucciones



Lo interesante, como seguramente ya habréis intuido, está justo en el diseño de las válvulas, que difieren de las de "toda la vida". Estas disponen de un obús extraíble especial, así como de una parte final con una membrana, que hace de tapón adicional al que ya de por sí supone el obús roscado de la válvula.



A la hora de su instalación, se montan como cualquier otras válvulas de un kit Tubeless, su extremo final de goma en forma conificada, nos asegura un buen asentamiento en la casi totalidad de llantas del mercado. Nosotros, nos hemos tomado la libertad de añadirle un nivel extra de sellado a las válvulas, sustituyendo la arandela roscada de serie que se pone por el exterior, por una de Mavic que permite incluir una arandela de goma.


No es que sea necesario o hayamos leído problemas al respecto, pero teniendo la oportunidad de dejarlo ya así montado, hemos optado por este refuerzo en la estanqueidad de las válvulas.


Pese a las modificaciones internas del obús de las válvulas, estamos ante unas válvulas Presta de aspecto y dimensiones idénticas a cualquier otra, lo que nos ha permitido el montar esta pequeña modificación que ya usábamos en nuestras anteriores válvulas. Lo cual hace que siga siendo compatible cualquier accesorio que ya tuviéramos previamente como adaptadores para usar CO2, bombas de pie, etc.




Una vez montadas las válvulas y añadido el líquido por primera vez (nosotros lo añadimos directamente a la cubierta antes de talonarla por completo), hinchamos la rueda como cualquier otra y la hacemos girar y dejar reposar varias horas para que el sellante cumpla su función y selle cualquier posible poro.

Es momento de poner a prueba realmente la utilidad de MilKit, comprobando el nivel de sellante y añadiendo más si es necesario sin necesidad de destalonar ni deshinchar por completo.

En primer lugar, y extremadamente importante, debemos bajar la presión de la cubierta hasta aproximadamente 1Bar de presión para que el sistema funcione correctamente.

Utilizando la llave del kit, retiramos el obús de la válvula.



Y, gracias a esa membrana especial en su extremo de la que os hablábamos antes, tenemos la válvula sin el obús y, sin embargo, el aire de su interior no se escapa. Este es el motivo por el que anteriormente recalcábamos la importancia de dejar la cubierta a 1Bar. Presiones mayores harían que el aire se escapase de todas formas y no dejarían proceder correctamente con los siguiente pasos.

Es momento de utilizar la jeringa con los tubos y llaves de paso, algo que queda correctamente recogido en las instrucciones, muy claras gracias a que básicamente utilizan imágenes.

En la foto que viene a continuación, se puede ver lo que sucederá una vez metamos el final del tubo conectado a la jeringa a través de la válvula.



La membrana deja pasar el tubo y ahora la presión de la cubierta empujará al líquido hacia arriba , rumbo a la jeringa, la cual en un primer momento tenemos con la llave de paso cerrada.

Lentamente abrimos la llave de paso y el líquido sellante de la rueda irá subiendo y llenando la jeringa. Es entonces cuando podemos ver si llevamos la cantidad correcta y su estado y podemos decidir si añadir más (cerrando antes de retirar el embolo de la jeringa la llave de paso de los tubos), o simplemente presionando el embolo y volviendo a meter todo el sellante en la rueda.




Tras esto, solo queda retirar de nuevo el tubo, volver a roscar el obús y volver a dejar a la presión correcta la rueda para la siguiente ruta. Todo un proceso que se realiza en cuestión de un par de minutos, sin mancharse y sin la odisea que supone en la mayoría de casos destalonar y volver a talonar una cubierta Tubeless.

MilKit nos ha gustado, y mucho. Ingenioso, práctico y muy fácil de usar, estamos seguros de que poco a poco irá formando parte de las ruedas Tubeless de muchos más bikers. La única pega que le vemos ahora mismo es que su precio puede echar para atrás inicialmente a más de uno, sin embargo estamos convencidos de que todos los que acaben haciéndose con uno, van a quedar ampliamente satisfechos.



Datos de interés:
Producto: Válvulas para Tubeless

Tipo de válvula: Presta 35mm.
Precio: 49.99 euros
Dónde comprar: Alpcross  





¿Quieres saber algo más? ¡Déjanos un comentario!
 

 

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

 

Visitas y bikers

Powered by Blogger