Cavallera Enduroxtrem 2016 - Crónica de Carrera

Varios de nuestros bikers participaban el pasado 24 y 25 de septiembre en la 4ª prueba de la Copa Catalana de Enduro que se celebraba en Sant Joan de les Abadesses. No os perdáis la crónica escrita en puño y tecla por uno de ellos. Así vivió Vito su experiencia en la Cavallera Enduroxtrem 2016...

Cinco de la tarde y el coche cargado para ir a buscar a Juan, alias la Desbrozadora, como siempre pongo algo de música dura para empezar a pensar en el fin de semana que nos espera en Sant Joan de les Abadesses. En cuanto cargamos las cosas de Juanito, ponemos rumbo a Sant Joan llegando sobre las 19:30 a la zona de acampada. Montamos la tienda y los otros bártulos birra en mano, ¡y a cenar!

A las 8 AM suenan los despertadores, una densa niebla invade todo el pueblo y pienso – Bufff, ahora a vestirse y pedalear – miro la cama y pienso que espero me valga la pena el madrugón. Una vez desayunados, vestidos y con las bicis a punto empezamos el reconocimiento del circuito, en la primera subida cruzando el puente que cruza el río ya voy fundido, mientras Juan me aprieta diciendo que no me va a esperar si no quito las ruedecitas de la bici…



A medida que vamos cogiendo altura y empezamos a ver Serra Cavallera empiezo a entender porque vale la pena despertarse a 10º y empezar a pedalear. El resto de la mañana lo pasamos entrenando bajada a bajada hasta hacer las cuatro especiales, el terreno está muy húmedo y embarrado, por lo que la conclusión es: sí nos caemos nos ensuciaremos.

La tarde pasa tranquila, nos juntamos con Nacho y Eli mientras degustamos una buena pasta fresca y reponemos el gasto calórico matutino. En la zona de acampada se comenta la dificultad del terreno para la carrera y la probabilidad de lluvia del domingo, nosotros nos mantenemos tranquilos poniendo el dorsal y dejando las bicis listas para la gran cita.


Nos despertamos el domingo 25 bien pronto, hace frío, no vemos el sol y tenemos hambre. Lo solucionamos todo abrigándonos, encendiendo focos de estudio y desayunando. Así se prepara el BBT para la batalla, resolviendo siempre las dificultades que se ponen por delante. Poco a poco van llegando los componentes del equipo y una vez todos listos nos dirigimos a la salida con ganas de empezar lo que parece ser una gran carrera. Y poco a poco vamos subiendo y viendo el sol tímidamente, hasta llegar a la salida de la especial 1.

Primero ha salido el pequeñín del equipo, nuestro rider Chema. Seguido el servidor que escribe estas líneas, detrás el mejor corredor que a día de hoy tiene el BBT, Nachete. En cuarto lugar, salía Bogdan, recién estrenado como padre, que ha hecho un carrerón. Cerrando el Bcn Biker Team ha salido nuestro desbrozador de caminos y corredor más nervioso, Juanito. Una vez hechas las presentaciones y todos con las protecciones puestas llaman a Chema, a su salida todos le hemos dado ánimos con toda la fuerza que teníamos, a los 30 segundos ha salido Vito y así sucesivamente hasta estar los cinco en la especial 1.

Transcurría por un primer tramo de sendero estrecho, revirado y divertido entre árboles y con algún que otro contra-peralte que te ponía los pelos de punta, con un bosque bastante frondoso. En este tramo había pocos sitios difíciles a excepción de un pequeño cortado. A mitad de la bajada hay un salto divertido que te introduce de lleno en la carretera para encarar el único trozo de pedaleo de la especial, entrando en una curva cerrada a la derecha en la que nos invade el estrecho sendero, y rápido, que poco a poco nos lleva hasta el final de la primera bajada. Algunas caídas nos han acompañado a algunos por culpa de algún árbol, rama o barro del sendero, pero todos con una sonrisa en la cara por la buena primera toma de contacto con la carrera.



La especial 2, temida por algunos y esperada por otros, nos obsequiaba con todo tipo de dificultades, escalones de roca embarrados, bajadas con pendientes “casi” completamente verticales, cortados, tramos de pedaleo y la famosa “Olla”. A medida que se va acercando nuestro turno nos ponemos la vestimenta espartana y preparados para la segunda batalla del día. Solo empezar toca superar unos cortos contra-peraltes con bastante barro y seguido de un tramo con giros muy cerrados y cortos llegamos al primer tramo complicado y a la primera caída, un pequeño escalón muy embarrado me hace perder el control de la rueda delantera y ¡zas! al suelo, rápidamente me levanto y concentrado sigo bajando todo lo rápido que el terreno me permite. El siguiente paso a superar es una curva de 90º con una fuerte pendiente en la que seguidamente entras en la parte más divertida y exigente del segundo tramo cronometrado, más curvas rápidas con mucho flow y dos cortados que quitan el hipo a más de uno.

Al llegar al segundo cortado y a pocos metros de la Olla oyes a todo el mundo animándote como si de la Enduro World Series se tratase. Una vez pasado el cortado me viene a la mente la Olla, un paso sin dificultad si se encara bien, con la velocidad correcta, al acercarme y poner el rumbo y velocidad adecuados oigo gritos con mi nombre, en este momento doy gracias que este Arnau (Corredor de Enduriders que por lesión no ha podido correr) dando ánimos a los que estamos compitiendo, paso la Olla y me quedo más tranquilo. La bajada sigue sin dificultades a parte del cuidado que hay que tener por el barro. En la recta final bajo todos los piñones que me quedan y empiezo a pedalear como si no hubiera mañana para recuperar los segundos perdidos en las dos caídas que he tenido. Una vez abajo nos volvemos a reunir todos comentando los problemas o buenas sensaciones que hemos ido teniendo durante la bajada. Una vez llenos los bidones, barriga y bolsas de agua emprendemos camino a la tercera especial.

Posiblemente el enlace más corto y en el que llegamos con 25 minutos de margen. Empezamos a comentar la jugada con Alonso y Mariano del Action Muns. Yo me empiezo a poner nervioso ya que la especial tres es la que se me da mejor y en el que la probabilidad de caída es más alta. Mientras me pongo el casco y espero mi turno intento recordar los pasos complicados que me voy a encontrar durante la bajada.

Al darme la salida intento salir tranquilo, busco la comodidad del sendero, otra vez con giros cerrados y barro, cuando la cosa se empieza a poner divertida, una larga recta, con un giro poco pronunciado, y el terreno roto en el que la roca seca empieza a ser la protagonista. Aquí cojo confianza y bajo con mucha fluidez hasta llegar a la zona más difícil de todo el circuito, unos 100-200 metros de sendero muy cerrado, con mucho barro y lleno de escalones de roca que pondrán a prueba a los 200 riders que iban a pasar durante la mañana.

Paso todo el tramo perfecto hasta la última curva que me voy al suelo, no me preocupo he bajado muy bien, me preparo para afrontar un tramo de 200 metros de pedaleo con fuerzas donde el pulsómetro marca más de 180 pulsaciones y me meto directo en el trozo más rápido del circuito, un sendero sin mucha complicación donde se alcanzan velocidades por encima de los 30 km/h en los que la soltura y confianza me hacen llegar al final con una sonrisa de oreja a oreja sabiendo que he hecho mi mejor bajada del día. Poco a poco van llegando los otros compañeros con más sonrisas y felicitaciones por las bajadas que hemos ido haciendo. Mientras recuperamos el aliento nos preparamos para los 45 minutos a pie, con piolets y crampones, y algo más de 20 minutos pedaleando que nos esperan para llegar al TC4.

Llegamos a la salida con escasos 4 minutos para prepararnos, con las llagas de los pies al rojo vivo. Me pongo el casco, chubasquero y nos deseamos ánimos entre todos, es la última bajada y la más dura físicamente ya que tiene lo mejor de cada tramo. Empieza con una fuerte bajada con su correspondiente barro y por si no resbalara lo suficiente se añaden unos cuantos cientos de hojas húmedas. Lo sigue todo un tramo con fuertes pendientes y curvas que por suerte tienen un poco de apoyo para no perder la velocidad. Llega el primer tramo de pedaleo de la especial, me noto sin fuerzas en las piernas y en el momento de volver a bajar siento que los brazos también empiezan a perder fuerza. Es momento de concentrarse para optimizar los esfuerzos en los próximos ocho minutos.



Bajando con mucho flow y muy contento con mi papel empiezo a oír los ánimos de los espectadores a los que les regalo unos gritos de agradecimiento y un giro de manillar que casi me cuesta una caída… En pocos metros me encuentro en un largo prado con tres saltos seguidos y a mucha velocidad, cuando al fondo diviso la curva a derechas que te introduce al último bosque con una fuerte bajada con un agradecido cortado en el que empiezan los últimos tramos de senderito con sus pequeñas subidas e increíbles bajadas. La única dificultad en este trozo es alguno de los contra-peraltes en los que las caídas pueden estar a la orden del día.

Como no puede ser de otra manera noto que me voy a ir al suelo en milésimas de segundo, me frena un árbol y para evitar perder tiempo me levanto rápido y cuando voy a subir a la bici veo que el manillar ha dado dos vueltas sobre sí mismo, con los nervios y las prisas me cuesta girarlo y se me encalla contra el sillín, cuando consigo ponerlo en su sitio oigo por detrás a Nacho, por lo que acepto que he perdido mucho tiempo e intento no perder el control sobre la bici.

En este momento puedo sentir muchas cosas y ninguna buena, nervios, cansancio físico y mental, fatiga en las piernas y dolor en los brazos, nada bueno a parte de una pizca de esperanza de seguir disfrutando de la bici. Afronto los últimos trozos de pedaleo fundido, sin fuerzas ni para subir el sillín en los tramos de pedaleo cuando veo como el camino se empieza abrir y clarear, mi cabeza en este momento solo piensa – últimos metros de bajada, suelta los frenos y haz fluir la bici – decido hacer caso a mis fatigados pensamientos y a más de 30 km/h y concentrado en llegar abajo y celebrar la carrera con mis compañeros vuelvo a oír los ánimos de la gente que me dan las últimas fuerzas para llegar a meta.

Cuando llego veo a Nacho, no tengo fuerzas ni para abrazarlo por lo que me tiro, casi muerto, al suelo, y Nacho se tira encima de mí celebrando el final de la que posiblemente es una de las grandes carreras de esta temporada, y espero que de las que vengan. A medida que van llegando los amigos nos vamos dando abrazos y elogios mutuamente, acabamos de comentar la gran bajada que hemos hecho todos y junto con los colegas del Action Muns nos dirigimos a la línea de meta.

Ante todo, hemos de felicitar a todos los corredores del BCN Biker Team por su participación en la carrera, ya que casi todos han entrado en el top 100 de la clasificación. Poco a poco los resultados del equipo van mejorando a solo dos carreras de finalizar la Copa Catalana de Enduro.

La clasificación y tiempos de nuestros corredores han sido:

•    Nacho Suarez: 61 general y 24 élite con un tiempo de 28’35.593”.
•    Vito Valera: 71 general y 27 élite con un tiempo de 29’23.008”.
•    Juan Gallardo: 76 general y 30 élite con un tiempo de 29’51.123”.
•    Bogdan Marcu: 83 general y 29 M30 con un tiempo de 30’30.490”.
•    Chema Vila: 132 general y 50 élite con un tiempo de 40’25.438”.

Me gustaría agradecer la carrera a varias personas. Las primeras personas son los organizadores de la carrera, que han diseñado un gran circuito y una organización de 10. Las otras personas que merecen todo mi agradecimiento y respeto por su trabajo altruista son toda la gente de Bítem, que en cada carrera nos hacen unos grandes reportajes fotográficos y de video.



Fotos cortesía de Agustí Descarrega y Marc Cargol






0 comentarios :

Publicar un comentario

 

Visitas y bikers

Powered by Blogger